jueves, 25 de noviembre de 2010

Discurso de EGM en la Inauguración del XXXIV Congreso Nacional de Presidentes de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos

Muchas gracias, muy buenos días, saludo con respeto con agradecimiento a todos ustedes por haber elegido a Jalisco a Puerto Vallarta como sede de este importante evento, a las personalidades del presidium que nos honra dirigiendo estos trabajos, saludo con afecto y con respeto a los familiares del maestro José de Jesús Gudiño Pelayo, por su ejemplo sobretodo para todos nosotros.

Quiero agradecer la oportunidad que me dan de poder expresar mis puntos de vista sobre estos importantes temas y vincularlo con nuestra gente, con nuestro pueblo con las personas que integramos la sociedad mexicana.

Es conveniente estarnos preguntarnos siempre ¿qué es lo que quiere la gente? ¿qué es lo que buscamos nosotros como individuos? qué buscamos al seno de nuestras familias interactuando en nuestra comunidad, todos los ejercicios que se hacen nos revelan que lo que queremos es vivir en tranquilidad, en un ambiente de tranquilidad, vivir en paz, vivir en armonía en nuestra comunidad y a partir de nuestro trabajo poder sacar adelante nuestras familias.

Esto es lo que nos dice la gente común que integra nuestra sociedad, queremos con nuestro trabajo tener el ingreso suficiente que nos permita vivir sin sobresaltos, pero también vivir en un entorno en donde no se perturbe esta posibilidad de hacerlo.

Queremos vivir sin temor, queremos vivir alejados de la violencia, queremos vivir sin el riesgo de que nuestros hijos sean agredidos por la delincuencia organizada o peor aún sean enrolados dentro de la delincuencia organizada. Queremos vivir en un entorno que permita la inversión y con esto el empleo y hoy como nunca somos testigos de lo vinculado que esta la seguridad, la tranquilidad con la inversión y con el empleo y hoy más que nunca vemos como zonas en nuestro País se están despoblando porque no existen las condiciones para vivir con tranquilidad.

Eso queremos y eso nos los dice todo el mundo, el día de ayer inauguramos aquí en Puerto Vallarta un foro nacional sobre política social y se reconocía en este foro el avance en la lucha contra la marginación, se decía por ejemplo que en Jalisco en tres años a disminuido en un tercio las causales de marginación y eso es bueno.

Hace un rato estábamos en la inauguración de un Foro Agroalimentario aquí muy cerca, y se veía como nuestro país esta creciendo en esto y como Jalisco en estos tres años a aumentado en 20 por ciento su participación en el clima PIB agropecuario.

Si nos hacemos esta pregunta en materia de seguridad, en materia de tranquilidad, posiblemente, seguramente nuestra propia respuesta no sea tan optimista como lo es en otras áreas de nuestro trabajo.

Debemos sentirnos como la gente y ¿cómo se siente la gente? Inconforme, preocupada en algunos sitios de nuestro País atemorizada, en algunos lugares cambiando sus actividades tradicionales porque el temor no le ha permitido mantener su forma de vida. En algunos estados de una manera más delicada en otros todavía con menos problemas, sintámonos inconformes si creemos que todo esta bien no haremos nada por mejorar y si no hacemos nada por mejorar empeoraremos, por la pura inercia.

Reconozcamos lo que hemos hecho, pero reconozcamos también que debemos hacer más en materia de seguridad y que le toca al Ejecutivo y al Legislativo pero también al Judicial y que nos toca como ciudadanos una mejor organización y participación pero que los gobernantes no eludimos nuestra responsabilidad. Sintámonos inconformes porque habiendo cosas buenas todavía hay mucho, mucho por hacer, reconozcamos problemas reconozcamos deficiencias y con este primer paso entonces trabajemos por fortalecer nuestro tejido social, por fortalecer nuestras instituciones. Así vemos las cosas en Jalisco, así trabajamos muy de cerca con el Poder Judicial, así dialogamos con Celso nuestro Presidente, así nos comprometemos con los jaliscienses porque queremos vivir tranquilos.

Fortalezcamos las instituciones en aras a la solución de estos problemas que sí tenemos, fortalezcamos con infraestructura como lo que se está construyendo en Guadalajara la Ciudad Judicial que nos permitirá tener un Poder Judicial más fuerte a la altura de lo que los ciudadanos esperamos, fortalezcamos con recursos financieros y encontremos la manera con el Poder Legislativo, con el Poder Judicial, con el Ejecutivo de garantizarle al Poder Judicial ese recurso necesario para que cumpla la altísima expectativa que tenemos de nuestro Poder Judicial en Jalisco.

Fortalezcamos nuestro marco legislativo para que existan leyes claras para todos, fortalezcamos nuestra capacidad de respuesta como se ha hecho a insistencia de los señores magistrados de Jalisco, encabezados por el Magistrado Celso Rodríguez; más salas, más juzgados, queremos abatir el rezago que si tenemos en Jalisco, sería una máxima de ustedes que es justicia retrazada, justicia de legado, algo así, los he escuchado decir.

Pues tenemos que fortalecer nuestra institución con una mayor capacidad de respuesta, fortalezcamos con nuevas practicas, entremos sin temor en la oralidad, en la justicia alternativa, fortalezcamos nuestra institución encargada de impartir justicia y blindemos también al Poder Judicial, porque nadie puede decir estar a salvo de la presión corruptora de la delincuencia organizada, blindemos al Poder Judicial de la influencia negativa, de la delincuencia, blindemos al Poder Judicial de intenciones malsanas de político, incluso de gobernantes, que sí entienden que la justicia es una moneda de cambio para lucrar con ella, blindemos de esa corrupción de malos funcionarios públicos que pretenden enriquecerse, a costa de impartición de justicia.

Y la manera de hacerlo es muy sencillo de decirlo, transparencia y rendición de cuentas, porque eso que es ya una realidad en el Ejecutivo y debe ser también en el Legislativo y también en el Judicial; se nos exige, y soy el primero en exigir, que quienes tenemos manejo de recursos públicos seamos transparentes, que lo somos y en Jalisco tenemos mucho que mostrar al respecto y yo pregunto, ¿qué es más importante?, la facultad de decidir sobre la libertad o no de la gente, la facultad de decidir sobre el futuro de la comunidad o el manejo sólo del recurso financiero.

Si el manejo del recurso financiero es muy importante y por eso insistiremos siempre en la necesidad de perfeccionar la transparencia en el Ejecutivo, con más razón lo hacemos tratándose del Poder Judicial, blindemos el Poder Judicial con transparencia y blindemos nuestro Poder Judicial con rendición de cuentas, porque la gente requiere esta información, porque tenemos derecho a la verdad, porque tenemos derecho a saber cómo se toman las decisiones en todos los ámbitos del sector público.

Dentro de este fortalecimiento de nuestras instituciones, blindemos el Poder Judicial; asumo la parte que me toca aquí en Jalisco como los alcaldes, la prevención, de mí responsabilidad la procuración de justicia con la sociedad en esquemas de fortalecimiento de nuestro tejido social, asumo la parte que me toca y dentro de este asumir la parte que me toca, me pongo también a la disposición y con todo mi apoyo al Poder Judicial, para que cumpla la altísima responsabilidad que tiene para con los jaliscienses, para con los mexicanos y que en estos días queda evidenciado de una manera absoluta.

Yo celebro el que existan estos congresos y que ustedes que son los especialistas nos digan que tenemos que hacer, por donde tenemos que caminar, por ello, nuestro interés de estar pendientes de sus discusiones y de sus conclusiones para sumarnos a ello.

Queremos fortalecer al Poder Judicial, porque queremos vivir en un ambiente cada vez más tranquilo y el Poder Judicial, como el Ejecutivo, también tenemos mucho que hacer al respecto.

Quiero felicitar al Magistrado Celso Rodríguez por su trabajo y a todos los integrantes del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, a todos los magistrados que son herederos ni más ni menos de grandes glorias que Jalisco ha aportado a México y al mundo.

Mariano Otero, Ignacio L. Vallarta y ahora el testimonio, el modelo y el ejemplo de un jalisciense que nos pone la muestra de cómo debemos trabajar, el Maestro, el Magistrado, José de Jesús Gudiño, en su nombre, en su honor, en su memoria les invito a que sigamos trabajando para hacer de nuestra Patria, un lugar seguro para vivir.

Felicidades por su trabajo.

Para darle formalidad a esta declaración, siendo las 12 horas de este día 25 de noviembre de 2010 declaro formalmente inaugurado los trabajos del XXXIV Congreso Nacional de Presidentes de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos.

Estoy seguro que los resultados de este Congreso Nacional contribuirán a generar significativamente las condiciones de seguridad jurídica y de justicia en nuestra patria.

Felicidades y mucho éxito en su trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada