martes, 19 de febrero de 2013

Discurso pronunciado por el Gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, durante el desayuno con Motivo a la Celebración del “Día del Ejército Mexicano”.


Agradecemos la presencia del doctor Mondragón como representante del Gobierno Federal; del señor Magistrado, del señor diputado, del señor Secretario y del Procurador.

Muchas gracias a todos ustedes por su presencia.

Una de las aspiraciones de toda persona en todas las sociedades es poder vivir con tranquilidad, es poder vivir en un ambiente que le garantice una convivencia armónica con los demás, es poder aspirar a un futuro con base en el trabajo cotidiano.

En nuestros días esto no ocurre así en todas las circunstancias, en algún momento de nuestro desarrollo como sociedad dejamos de hacer cosas importantes y se tradujo en la creación de delincuencia organizada.

Este es un fenómeno multifactorial que tiene qué ver con aspectos económicos, sociales, culturales, que sin duda durante mucho tiempo se han desatendido en nuestro País o no se han atendido con la profundidad o con el tino adecuado. Hemos como sociedad relativizado todo convirtiéndonos en una sociedad que permite causas que después generan consecuencias que son lamentadas por todos nosotros.

Mucho se tiene qué hacer en nuestro País, yo quiero celebrar el que existe una continuidad en el fondo de lo que se está haciendo por parte de la Presidencia de la República, se ha dicho y se ha dicho con verdad, que el problema de la inseguridad en México no se resuelve solamente con la acción de las fuerzas armadas, llámese federales, estatales o municipales, se resuelve sobre todo a través de la prevención, y en la prevención hay dos factores fundamentales: la prevención social y la prevención comunitaria.

En esta prevención social es importante que cada vez haya más escuelas, que existan espacios para la recreación, que toda la gente tenga acceso a la cultura, que quien así lo desea tenga la posibilidad de encontrar un empleo remunerador. Es cierto, que quienes delinquen no lo hacen sólo por el aspecto económico, muchos de ellos lo hacen sin necesidad económica; pero sin duda incide en el comportamiento de algunos de los delincuentes.
La prevención comunitaria que incluye la convivencia cotidiana, que incluye el crear una sociedad armónica empezando en lo que pasa dentro de la casa. Difícilmente podemos tener una sociedad que vive en paz, si aumenta la violencia intrafamiliar, si aumentan estas situaciones vergonzosas que hay en nuestro País y en nuestro Estado y que no están disminuyendo.

Hay delincuencia organizada, hay violencia porque hay violencia desde la convivencia esencial de la persona. Queremos una sociedad más tranquila, vayamos al fondo de donde se genera esta violencia. Sin duda el trabajo el trabajo de las autoridades en la prevención es fundamental, es evidente que cuando disminuye el patrullaje aumentan los delitos del fuero común, los delitos patrimoniales; disminuye el patrullaje, aumenta el robo a personas, el robo a casa habitación, el robo de vehículos o de autopartes. Es importante el trabajo de prevención para poder mejorar nuestras condiciones de seguridad.

Pero cuando alguien ya delinquió ¿qué se tiene que hacer?, evidentemente hacerlo que comparezca ante la Ley, y que reciba en respuesta lo que la Ley le tiene preparado, no como venganza sino como un acto de justicia que busca la rehabilitación y la reintegración de este ciudadano, de esta persona.

Para nadie es un orgullo decir que Jalisco es el Estado, uno de los estados que se distinguen por detener más delincuentes incluso del fuero federal, lo que buscamos no es detener y detener, sino rehabilitar y reintegrar; que lo que no se pudo prevenir por lo menos se pueda reintegrar; porque una persona es alguien que se puede reinventar, que se puede convertir de un violador a la Ley a alguien respetuoso de la  Ley; una persona no nace con un sello de delincuente, pude delinquir, pero no nace con un sello, la persona no es alguien que tenga escrito ya su destino como quien ha de vivir recluido.

Por ello es importante,  transformar nuestros centros de reclusión en verdaderos centros y espacios de rehabilitación y de reintegración, rehabilitación que reconozcan su falta, rehabilitación que sepan que ése no es el camino, que ni a ello les conduce a la felicidad; reintegración porque necesitamos de todos en nuestra comunidad.

Desde el  principio nos dimos a esta tarea y he de celebrar el trabajo que ha encabezado el maestro Nájera en esta materia, el Licenciado José González, con quien estoy muy reconocido también, en materia de rehabilitación y de reintegración. Y lo primero que dijimos: “Nuestros reclusorios deben de ser dignos para la gente”, y nos dimos a la tarea de cumplir lo que nos señalaba la Comisión Estatal y Nacional de Derechos Humanos, y pasamos de estar en el lugar 17 en el cumplimiento de los Derechos Humanos a estar en el segundo lugar a nivel nacional, difícil llegar al primero por la cantidad de internos que existen en nuestros reclusorios, pero sí se dio un brinco importante buscando dignificar el espacio con la saturación que existe, buscando mejorar el trato, buscando tener una alimentación digna y buscando, por medio del trabajo, esta rehabilitación y esta reintegración.

Nos dimos a la tarea también desde un principio de construir más reclusorios sabiendo que tenemos una sobrepoblación, y hay varios en proceso y éste que ponemos el día de hoy ya en los trabajos pre operativos ya totalmente concluida la fase constructiva. Y nos tardamos porque afortunadamente fue creciendo, originalmente fue planteado para 400 internos, ya era un buen reclusorio, después aprovechamos el que se pudo obtener recurso federal con recurso estatal para crecerlo a 800 internos.

Hubo estados de la República que no quisieron invertir en la dignificación de sus centros de reclusión y entonces pudimos obtener más recurso federal y aportar más dinero estatal y pasar de esos 800 a lo que el día de hoy estamos inaugurando con más de mil 700, esa es la causa en que venimos postergando, y puede crecer más porque es una construcción modular automatizada que cumple las especificaciones federales más exigentes.

Pues a eso venimos el día de hoy, a decir que creemos en la conversión de la gente, que creemos que todas las personas se pueden rehabilitar y reintegrar  de manera provechosa a nuestra comunidad, y que por lo tanto, es imprescindible tener más espacios como el que ustedes van a observar a continuación.  

Quiero agradecer a todos los que hicieron posible que lleguemos en este momento, muy en especial a la Secretaría de Seguridad, al maestro Nájera como ya lo he señalado, también a la Secretaría de Administración, que no está su titular, pero fue persona importante en la consecución de los recursos para poder construir este centro de rehabilitación.

Muchas gracias a todos ustedes, muchas gracias al doctor Mondragón quien tiene una gran responsabilidad a nivel nacional, bueno pues decirle por su conducto al señor Presidente que Jalisco entiende que es más importante la prevención que la represión, pero que si alguien delinquió nuestro trabajo es llevarlo ante la Ley buscando su posterior rehabilitación.

Muchas gracias por su presencia doctor Mondragón y muchas gracias por la presencia de todos ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada