martes, 29 de junio de 2010

Mensaje del Gobernador, Emilio González Márquez, durante la entrega de reconocimiento al Sr. Enrique Michel Velasco.

Los recuerdos que tengo con mucha alegría de al infancia y bueno, en alguna ocasión fue el inicio de la comunicación y del conocimiento hacía Enrique, es que cuando se estaba construyendo Plaza del Sol y no había modo de ir más que a pie, no llegaban los camiones, pues nosotros salíamos ahí de la casa paterna, en Chapalita, y pues de paso íbamos a los mazapanes, y eso era siempre un buen momento porque era, en primer lugar eran los sábados, normalmente, los sábados en la tarde íbamos allá con lo que podíamos conseguir de mi mamá, así de moneditas que por ahí quedaban, y nos llevábamos una bolsa, no, a comprar, no sé lo que sería, Enrique, si los 20 centavos o el peso o el tostón, no sé, pero, lo que alcance con esto de mazapán, y bueno, pues siempre salíamos muy contentos porque eran los pedazotes ahí, las rocas de mazapán que nos duraban para ir y regresar a Plaza del Sol sin dejar de comer mazapán.

Con el tiempo, pues va uno creciendo y nos logramos identificar con dos marcas que estaban ahí en la zona y con las que teníamos mucha convivencia, estaban los mazapanes de La Rosa, todo lo de La Rosa ahí por Cubilete, en la privada, por ahí, y las pelotas, no, Los Salver y canicas y todo lo que estaba ahí en la zona. Pues eso forma parte de ese recuerdo de aquella Guadalajara ya tan diferente de lo que ahora estamos viviendo en muchos aspectos.

Pero queda siempre ese sentimiento de vincular una marca a los que, a la que llegamos a sentir como propia; los dulces de La Rosa, los mazapanes de La Rosa eran y son nuestros porque crecieron con nosotros, porque estaban muy cerca, no sólo en la tienda, teníamos la oportunidad, incluso, de estar ahí.

Con el tiempo y la amistad de Enrique, he tenido la posibilidad de conocer más de cerca lo que están, lo que están haciendo toda la familia Michel, ahí, alrededor de esta importante empresa generadora de empleo.

Además de la institucionalización del, que ya se ha señalado, hay varias características que a mí me entusiasman, y que al entregar un reconocimiento quiero proponer también como modelo para todos.

Primero, es una empresa comprometida con su comunidad. Si ustedes van a Tlajomulco, pues qué falta que yo les diga, ustedes lo conocen de primera mano, y nos encontramos en que en todas las casas hay alguien que trabaja o trabajó, y quien trabajó salió de ahí con una formación y con una visión de superación que le ha permitido desarrollarse por su cuenta o en otros lados.

Es una empresa que se compromete con la comunidad en la generación de empleo; que se compromete con la comunidad y con el entorno también. Sabemos las inversiones que se hacen para, pues que las aguas que se utilizan sean reintegradas en condiciones adecuadas, que se trabaje sin ruido, que no se contamine, en fin.

No es sólo dar empleo a costa de lo que sea, también es garantizar que las siguientes generaciones tengan empleo, al constituirse el trabajo que encabeza Enrique, con todos ustedes, en algo, un contexto que antes no conocíamos, lo que ahora es sostenible, algo que va a estar a través del tiempo porque no agrede el entorno y porque no se excluye de la comunidad.

Una característica es también el pensar siempre a futuro, y el pensar a futuro implica la inversión en tecnología. No se sigue haciendo el mazapán como se hacía antes y se ha conservado la calidad, se ha conservado el sabor, incluso se ha podido diversificar para otros mercados, no sólo el mazapán, el montón de productos que tienen.

-Ya hasta el otro día me trajo unas muestras aquí Enrique para que sirviera yo de, como consumidor de snickers, a ver qué pero le ponía al nuevo producto; ya hice mis sugerencias y no tengo ninguna duda que vamos a superar a esos buenos productos que hay en el mercado global-.

Esta visión también es algo que debemos impulsar en todos lados, así como la inserción en la comunidad y el cuidado del medio ambiente, el estar siempre pendientes de la tecnología, que permita ser más competitivos, que permita bajar costos de producción, que permita estar en mercados internacionales. Esto es algo digno de comentar.

El siguiente punto es también para mí importante, una empresa que no cree que pudiendo hacerlo, está negándose a sí mismo el futuro, y esto significa reinvertir, y reinvertir es una parte importante de las utilidades, porque la empresa del mañana se construye hoy también con la reinversión, y eso, pues es patente cuando va uno a ver las plantas modernísimas que construyen, y cuando escucha uno los planes, te das cuenta de que lo que ha planteado Enrique no es lo que le corresponde a él solamente en su generación, sino que está viendo por los intereses y motivaciones de la familia, los inversionistas sí, pero también de la comunidad y del empleo que genera y de la presencia que tienen sus productos en los mercados internacionales y lo que está sirviendo para abrir mercados.

Entonces, la inversión, en el propio, la propia empresa es algo loable, que no se ve aquello que en algunas ocasiones se llegó a decir de los empresarios de Jalisco, que son empresarios ricos en empresas pobres.

La reinversión que ha ocurrido en todos los dulces de La Rosa, pues nos dicen que aquí hay compromiso, no para exprimir, se diría en mercadotecnia, no para ordeñar una empresa, un producto, sino para que con ese producto y esa empresa se pueda construir más riqueza para todos, para los inversionistas, para la familia, pero también para los trabajadores y también para la proveeduría que se integra alrededor de una empresa, pues que tiene volúmenes tan importantes.

Hemos seguido con interés y con deseo de seguir formando equipo, los obstáculos que se han superado, y eso es parte también de Enrique y sin duda forma parte de la cultura empresarial de De la Rosa, aquellos obstáculos que ponían los norteamericanos para impedir que un producto de calidad llegue a sus mercados, porque luego para eso son muy buenos los norteamericanos, son buenos para firmar tratados y para exigir cumplimiento pero también son muy buenos para inventar pretextos. Pues esto hubiera desanimado a otros, que si la envoltura, que si la pinturita, que si, no sé qué más cosas argumentaban. Para muchos pudo haber sido causa de desánimo pero es evidente que para este grupo y para Enrique no, sino por el contrario fue un rejón que le obligó a sacar la casta y decir “cómo que no, allí estarán los productos De la Rosa”.

Y esto pues sin duda que es muy bueno para México, mejor para Jalisco por qué, nos marca a nosotros el camino y nos dice un mensaje muy claro, sí se puede, sí podemos exportar, sí podemos competirle allá, no sólo con el público mexicano, no sólo en el mercado de la nostalgia, sino con los sajones en Estados Unidos sí se les pueden vender los productos mexicanos de calidad, es el requisito, tienen que ser de calidad y tienen que estar en un precio competitivo y eso pues trae mucho de fondo porque la teoría todos lo sabemos, pero es el día a día el que nos hace el poder estar en esos mercados, y la verdad que todo esto es digno de imitar.

Y bueno por su fuera poco Enrique es una persona comprometida con su comunidad, y esto lo hace ser una persona especial y diferente. Él no tenía ninguna necesidad, les aseguro, de ser presidente municipal de Tlajomulco, por el contrario, él le quitó tiempo a la familia y a la empresa para dedicarla a servir a Tlajomulco, y eso está muy bien. Él no tenía necesidad personal de ser presidente de JALTRADE, por el contrario, él quiso impulsar a Jalisco desde esta institución que lo que busca es allanarle el camino a la exportación, a los que están empezando a hacerlo.

Porque JALTRADE no es para las grandes empresas, marcas que ustedes conocen que tienen enormes departamentos internacionales para esto, JALTRADE es para el empresario pequeño, para el joven, para el que esté empezando y que tiene un producto de calidad y que puede crecer y que quiere crecer, de ahí hasta donde se pueda.

Y algo que yo en lo personal le agradezco mucho a Enrique, es que le haya dedicado una parte importante de su tiempo en esta etapa tan productiva de su vida, para ver también por los demás, incluso hasta por su competencia, dándonos el mensaje de que tenemos que darnos la mano todos en Jalisco, todos en México, para que todos podamos desarrollarnos. Un agradecimiento en verdad a Enrique por toda su experiencia que ha aportado a JALTRADE, porque al estar él encabezándolo nos ha dejado una tarea muy importante por hacer, una meta muy alta que sin duda Ricardo cumplirá porque no lo dejamos solo, Enrique aquí está con nosotros apoyándonos también.

Hace un par de años, yo decidí con recurso propio, mío, no del Gobierno, de mi sueldo, decidí acuñar una moneda de plata para regalársela a mis amigos que yo considere que le están aportando a Jalisco. La verdad son dos o tres las que he entregado hasta ahorita. Pero haciendo una revisión, platicando con Alonso, que se disculpó porque tuvo que asistir a una reunión de promoción económica metropolitana, que se empalmó con esta reunión, discutía con Alonso los méritos de Enrique, y llegamos los dos a la conclusión de no hay ninguna duda, Enrique tiene los merecimientos, Enrique tiene la trayectoria, Enrique tiene ese reconocimiento popular que a mí me motiva a hacerle este reconocimiento, y a que lo que la gente dice de los dulces De la Rosa, y lo que la gente dice de Enrique Michel, lo tomo como propio porque además comparto esa opinión.

De esta forma les pediría que me acompañaran, si nos ponemos de pie. Quisiera entregarte, Enrique, este reconocimiento que dice “el Gobernador del Estado de Jalisco, tu servidor, otorga el presente reconocimiento a Jaime Enrique Michel Velasco, por su aportación para la construcción de Jalisco”, y hago entrega del diploma y de la medalla que con mucho gusto me honro, Enrique, en reconocerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada