viernes, 29 de junio de 2012

La SCJ rinde un homenaje a la memoria del escritor Arturo Azuela

· José Armando Estrada Parra, Martha Cerda e Ignacio Bonilla serán los invitados en el homenaje al autor

A tres semanas de su fallecimiento, la Dirección de Literatura de la Secretaría de Cultura de Jalisco rendirá un homenaje al escritor Arturo Azuela (Ciudad de México, 1938), quien fue nieto del ilustre novelista jalisciense Mariano Azuela y dejó una obra narrativa notable, a través de las once novelas que escribió. La cita es la Sala de Cámara “José Pablo Moncayo” del Teatro Degollado, el lunes 2 de julio, a las 20:00 horas.

En el homenaje estará presente el Dr. José Armando Estrada Parra, con la representación del Seminario de Cultura Mexicana; la maestra Martha Cerda, directora de la Escuela de Escritores de la Sogem y el Lic. Ignacio Bonilla, amigo personal del extinto autor.

Azuela, con una profunda raíz en Lagos de Moreno, Jalisco, escribió numerosos artículos periodísticos, artículos de divulgación científica, editoriales, reseñas, reportajes y entrevistas para diversos periódicos. Su obra incluye ensayos y novelas, género en el que obtuvo los mayores reconocimientos. Entre sus más de diez novelas se cuentan El tamaño del infierno, de 1973; Un tal José Salomé, de 1975; Manifestación de silencios, 1979; La casa de las mil vírgenes, 1983 y Estuche para dos violines, de 1994.

Arturo Azuela era licenciado en matemáticas e historia; tenía la Maestría en Ciencias e Historia y el Doctorado en Historia, por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue director de Literatura y subdirector general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); director del Consejo directivo de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Escritores; director de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y consultor Internacional del Fondo de Cultura Económica (FCE).

Cumplió una larga experiencia en el extranjero como catedrático de la Universidad de California, en Berkeley; la Universidad de Nanterre, Francia; la Universidad de Edimburgo, Escocia; La Sorbona y Montpellier, en Francia, entre otras. En México fue maestro de la Facultad de Filosofía y Letras; miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua y del Seminario de Cultura Mexicana –institución de la que era presidente al momento de fallecer—entre otros cargos.

Recibió numerosos reconocimientos y distinciones, entre los que se cuentan el Premio Xavier Villaurrutia, por El tamaño del infierno; el Premio Nacional de Novela, por Manifestación de silencios; la presea "Mariano Azuela", otorgada por el Gobierno de Jalisco; el Premio Iberoamericano de Narrativa Científica del Consejo Cultural Nabor Carrillo; el Premio Carlos V de Bélgica y el Premio El Estro Armónico, otorgado por la Organización Editart y la Fundación Rafael Alberti de España, por su novela Estuche para dos violines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada