miércoles, 12 de diciembre de 2012

Insta SEMADES a cumplir con la verificación vehicular


Aunque considerada como positiva la respuesta por parte de los automovilistas para cumplir con el Programa Obligatorio de Verificación Vehicular, todavía se necesita una mayor participación para reducir las emisiones vehiculares a fin de lograr una mejor calidad del aire, ya que en lo que va de 2012 han sido cerca de 100 mil verificaciones más que las realizadas el año pasado.

Por ello, la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (SEMADES), a través de la Dirección de Control de Emisiones, llevó a cabo la tercera campaña de difusión del Programa antes mencionado en la cabecera municipal de Zapopan para concienciar a los conductores a que verifiquen sus unidades, ya que tan solo 4 de cada 10 unidades son verificadas en el Estado.

En esta ocasión el operativo callejero se llevó a cabo en el cruce de las avenidas Hidalgo y Los Laureles, en donde existe un gran flujo vehicular propicio para informar a los conductores del Programa Obligatorio de Verificación Vehicular y de los diversos beneficios que representa afinar y verificar los vehículos automotores.

Como es sabido, además de informar a los conductores de la importancia de verificar las unidades, personal de la SEMADES, de talleres acreditados y del Ayuntamiento de Zapopan repartieron bolsas para la basura del automóvil en donde traen impreso el calendario oficial de verificación, además del despliegue de mantas con similar información.

A la fecha van un millón 85 mil 52 verificaciones, de las cuales 927 mil 715 fueron aprobadas y 157 mil 337 rechazadas por no aprobar los parámetros de medición, según informó la encargada del Programa, Dulce María García Bogarín, quien luego de calificar como positiva, pero no satisfactoria la respuesta, añadió: “Todos los propietarios de vehículos están obligados a que su unidad porte el holograma. Así como tiene su tarjeta de circulación, así como, su vehículo debe de portar sus placas, de esa misma manera tiene que portar su holograma de verificación”.

En otro orden, y de acuerdo al reporte de la Secretaría de Vialidad y Transporte, hasta el corte del 30 de noviembre del 2012, levantó 6 mil 856 multas, de las cuales 6 mil 547 fueron por no portar el holograma, 297 por contaminar ostensiblemente y 12 más a vehículos que fueron remitidos al “corralón”.

Al no ser del todo favorable la respuesta por parte de los automovilistas, la funcionaria dijo que: “Por eso se tomaron las medidas de elevar la sanción que estaba prevista en un reglamento ambiental dentro de la normativa que aplicaba la Secretaría de Medio Ambiente, se elevó a una obligación legal, al incorporarse en la Ley de los Servicios de Vialidad, Tránsito y Transporte”.

Por el proceso de combustión de los vehículos automotores, la funcionaria explicó que todas las unidades contaminan, incluyendo las nuevas.

“Carros nuevos están aportando cerca de 60 kilos de contaminantes al año que arrojan a la atmósfera. Los vehículos del 2010 a 1994 que tienen convertidor catalítico pueden estar arrojando cerca de 300 kilos de contaminantes a la atmósfera anualmente”.
    
Para dimensionar la gravedad del asunto por no afinar, García Bogarín dijo que los vehículos automotores anteriores a 1994 arrojan a la atmósfera más de 800 kilos de contaminantes al año, aun estando afinados y si no lo estuvieran, entonces los contaminantes ascenderían a dos o tres toneladas anuales.

Por tal motivo, la directora del Programa informó que la multa por no verificar  o por no portar el holograma correspondiente es aproximada a los mil 200 pesos y podría aumentar a 2 mil 400 pesos si además la unidad contamina ostensiblemente.

Sin embargo, aclaró que el Programa no tiene un fin recaudatorio, “sino más bien es una obligación. Tiene que ver con conciencia ambiental y como una obligación ciudadana”.
 
            Reconoció que no se está cumpliendo al cien por ciento la meta trazada que era la de verificar un millón 500 mil vehículos automotores  para 2012, pero que ello no es responsabilidad de un solo lado, si no que el cumplimiento es de dos partes y en gran medida el incumplimiento afecta a todos en general, ya que “todos respiramos el mismo aire y hay que seguir insistiendo para que se cumpla con el Programa, el cual está llegando cada vez más a quienes nos interesa para que se vuelva una obligación cotidiana”.

            Cabe recordar que en dos ocasiones se realizaron las mismas acciones en la glorieta Minerva y de igual manera se espera realizarlas en los ayuntamientos de Tonalá y Tlaquepaque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada