martes, 22 de febrero de 2011

Arquitectos del Siglo XX, historias del paisaje urbano

Con la edición número 19 de la colección Monografías de Arquitectos del Siglo XX, dedicada a Luis Ugarte Vizcaíno, iniciarán las presentaciones de los libros de la Dirección de Investigaciones Estéticas, de la Secretaría de Cultura de Jalisco (SCJ).

El volumen más reciente de ésta serie será presentado el 24 de febrero a las 19:30 horas, en la Escuela Superior de Arquitectura (ESARQ), ubicada en Av. Libertad # 1745, entre Bruselas y Juan de Ojeda, en la colonia Americana.

A la presentación asistirán Modesto Aceves Ascencio, director general de Patrimonio Cultural, de la SCJ; Alison Hermosillo Bagwell, autora de la monografía; Alejandro Ramírez Ugarte, presidente del Instituto Libre de Arquitectura de Jalisco A. C. (ILAJAC) y Enrique Hurtado Azuara, secretario Académico de la ESARQ. La entrada será libre.

Hermosillo Bagwell hace un marco referencial sobre el contexto en el que Ugarte, al igual que otras personalidades de la época, crearon, participaron y se involucraron en la construcción de una parte del patrimonio arquitectónico y de la historia de esta ciudad.

Esta monografía facilitará al lector la comprensión de hechos trascendentes de la Historia de México y su relación con el paisaje urbano durante varias décadas.

La situación y la evolución del entorno marcaron en gran parte la trayectoria personal y profesional de Ugarte Vizcaíno, quien inició sus estudios en la Escuela de Ingenieros de Jalisco.

La docencia fue una de las principales satisfacciones de este personaje, contemporáneo de egresados de la Escuela de Ingenieros de Jalisco como Guillermo de Alba, Aurelio Aceves, Luis Prieto Souza y Enrique González Madrid, entre otros.

Luis Ugarte participó en importantes proyectos como la reconstrucción del Mercado Corona, tras el incendio que devastó el inmueble el 11 de abril de 1910.

El 8 de mayo de 1912, Guadalajara es víctima de un temblor que ocasionó diversos daños, los cuales, no excluyeron edificios, muchos de ellos, restaurados y otros más, reconstruidos por Ugarte y otros ingenieros.

A la muerte del canónigo Pedro Romero, José Garibi Rivera da inicio a la segunda etapa de la construcción del templo Expiatorio, de la mano de quien en 1939 sería director de la Escuela de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada