viernes, 6 de agosto de 2010

Mensaje del Gobernador del Estado de Jalisco, Emilio González Márquez durante la ceremonia de Clausura del Foro Internacional de Seguridad


Muchas gracias muy buenas tardes licenciado Genaro García Luna, Secretario de Seguridad del Gobierno de la República; licenciada Azucena, Presidenta Municipal de AMMAC y Presidenta de Naucalpan; don Rolando García, Director de CONAGO; distinguidas personalidades de la mesa del presídium; amigas; amigos.

Los objetivos planteados para la realización del presente foro, a mi entender se han visto cubiertos, quisiera destacar cuatro grandes puntos de lo que para mí ha quedado muy claro con la realización de estos trabajos.

El primero de ellos tiene que ver con la toma de conciencia de que éste es un problema que nos afecta a todos, de que los problemas de seguridad y tratándose de los delitos, los delitos federales no son competencia solamente del Presidente Felipe Calderón, y de que muy probablemente México sería otro, si los gobernadores de los Estados hubiesen entendido desde hace tiempo de que la delincuencia nos afecta a todos independientemente de la tipificación de la misma.

Me queda claro, porque lo escuche durante mucho tiempo, de la existencia de gobernadores que se hacían a un lado buscando que solamente el Presidente Calderón con los equipos federales hiciera frente a esta responsabilidad, nos hemos dado cuenta que esto ha sido negativo para nuestro País.

Hemos creado también la conciencia de que no podemos nosotros quedar al margen de los efectos de la inseguridad; hace tiempo se decía “mientras no se metan conmigo que hagan lo que quieran, mientras esos grupos lleven droga a Estados Unidos ¡que los gringos se arreglen!”.

Ahora nos hemos dado cuenta que esa pasividad que durante mucho tiempo existió en nuestro País, hoy se revierte contra México y sus instituciones, y nos afecta no sólo en nuestro estilo de vida en cuanto a tranquilidad en las calles, en los espacios públicos, sino que nos afecta también por ejemplo en el empleo.

No son pocas las empresas que en este momento están dejando aquellas ciudades y regiones en donde la inseguridad campea por las calles; no son pocas las personas que en este momento están perdiendo su empleo porque las autoridades estatales y municipales muchas veces hicieron caso omiso a esta demanda ciudadana.

Ahora sabemos que nos afecta a todos, ahora sabemos que se necesita un cambio, y este es el segundo punto, habiendo creado conciencia del problema, sabemos que se requieren implementar medidas diferentes para tener resultados diferentes y que debemos hacerlo desde una visión sistémica, pero con acciones en el corto plazo.

Que este cambio debe ser incluyente en su definición y en su ejecución, y como nos dijera don Luis de la Barrera, que debemos generar mecanismos de medición y de información objetiva porque todas las actividades que no se miden, no se mejoran, y que no debemos tenerle miedo a la verdad, sino que debemos estar preocupados por tener estos esquemas de medición que nos permitan tomar decisiones y corregir.

Hemos aprendido, -el aplauso es para don Luis por toda su trayectoria don Luis-; hemos aprendido también que este cambio no es sólo cuestión de deseo, de voluntad política, que se necesita un esfuerzo muy importante para definir con los ciudadanos cómo vamos a financiar de manera sostenible todo lo que se tiene que hacer en nuestro País.

Hemos escuchado que hay más de un modelo en el mundo y nos ha dicho el Secretario Genaro García Luna, que no hay una decisión tomada sino que precisamente a través de estos foros y de consultas y acercamientos con especialistas es como estamos ventilando los temas, que nos permitan como País tomar la mejor decisión.

Se nos ha dicho también y en eso Ernesto López Portillo ha sido exhaustivo al señalar que este cambio, esta reforma necesita de un plan que debe ser institucionalizado, que debe estar este plan y esta implementación vinculado con la academia y con los expertos que en la práctica conocen de este tema, se ha señalado algo muy importante, que como decíamos ayer en la inauguración, que el modelo policial solamente uno de los cinco temas que debemos abordar entre la prevención social, la prevención comunitaria, el modelo policial, la procuración e impartición de justicia y la rehabilitación o readaptación social, y que toda y cada una de estas partes debe buscar la reconstrucción del tejido social que está seriamente dañado en nuestro País, y que no puede algún gobernante encabezar procesos serios de transformación sino genera la base mínima de confianza y que esto es por lo menos a través de la transparencia y de la rendición de cuentas como podemos generar credibilidad y confianza de la sociedad hacia su instrumento que es el gobierno.

El cuarto punto ¿Y que sigue? Sin duda, la riqueza de lo que aquí se ha dicho sería suficiente para un trabajo teórico en esta materia, no es el objetivo, no estamos aquí para teorizar, sino para escuchar experiencias, para provocar el debate y me parece que esto ha sido también muy rico en esta ocasión, y sin embargo, como nos dijo Mayolo Medina, hoy inicia el debate pero no ha quedado concluido. Hemos visto que en un espacio, es cierto tan plural y de gente conocedora como los que están aquí, en este espacio hay diferencias, diferencias que tienen que ser argumentadas, diferencias que tienen que ser argumentadas como nos lo decían de distintas formas a través de la realidad, probado con el método empírico, buscando la relación causa-efecto de los temas que se proponen, de las características del modelo que se proponen.

Este debate empieza, el tema es muy importante por lo tanto, debemos debatir con argumentos, con datos, con información, pero no podemos caer tampoco en un debate que se eternice en el tiempo, porque debemos aterrizar en leyes y en instituciones las conclusiones de este proceso. El debate hoy inicia y debemos cuidar que no se partidice; el debate hoy inicia y debemos cuidar que no existan posiciones dogmáticas, sino que siendo válido que tengamos nuestros puntos de vista, estemos siempre abiertos a recibir y a analizar la información que nos permita validar para ratificar o para rectificar. No es un debate dogmático ni de partido, no es a ver quién, no son vencidas políticas, venciditas, lo que ahora se está iniciando.

Este foro fue promovido con el mejor propósito de que en la celebración de nuestras Fiestas Patrias, los mexicanos sepamos diferenciar las cosas relevantes, las esenciales de las accidentales, y que los mexicanos podamos dejar de lado las cuestiones accidentales para trabajar y ponernos de acuerdo en esto que es esencial para nuestra Patria porque lo es para nosotros y para nuestras familias.

Quiero agradecer a los organizadores de este evento, a los que estuvieron cuidando cada detalle para que pudiésemos llegar hasta esta ocasión. Y quiero decirles a ustedes que en lo personal y como representante de la Comisión de Seguridad de la Conferencia Nacional de Gobernadores, y como integrante de esta Comisión de Seguridad en el Consejo Nacional de Seguridad, me voy con criterios ampliados presentando lo que ustedes aquí han expuesto para que lo que se ha dicho sea también escuchado en las mesas de trabajo de la Conferencia Nacional de Gobernadores y del Consejo Nacional de Seguridad, y estoy cierto porque algunos de ustedes me lo han señalado, que este trabajo deberá continuar, y me han dicho ya que en otros puntos del País estarán listos el foro número dos y el foro número tres, eso nos entusiasma porque creemos que con estos foros podemos llegar muy pronto a los consensos que nuestra Patria necesita.

Insistir solamente en una cosa, nos encanta el debate a los mexicanos, no lo eternicemos, seamos capaces de transformar estas propuestas en acuerdos y de llevarlas a leyes que nos garanticen que todos estemos trabajando por mejorar la seguridad para hacer de nuestra Patria un mejor lugar para vivir.

Felicidades por su trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada