viernes, 16 de noviembre de 2012

Presentan los “Relatos Escogidos” de Francisco Rojas González


Editado por la Secretaría de Cultura de Jalisco, a través de la Dirección de Publicaciones

La obra de Francisco Rojas González, ahora es parte de la colección Letras Inmortales del Estado, que edita la Secretaría de Cultura de Jalisco a través de la Dirección de Publicaciones, y que el día de ayer realizó la presentación del libro “Relatos Escogidos”, de tan destacado autor.  

En el evento, que se realizó en la Casa Zuno, estuvieron presentes Juan José Doñán, encargado de la selección de los textos y del prólogo del libro, la escritora e investigadora Gabriela Torres y el nieto de Rojas González, Enrique Blanc.

Doñán agradeció a la familia Rojas Lozano por el interés que siempre ha mostrado por que la obra de Rojas González salga a la luz y recordó que aunque ha aparecido más de alguna edición con las “obras completas” de este autor, en este libro aparece un cuento hasta ahora inédito titulado “Las tinajas de San Juan de Ulúa”.

Sobre el autor, dijo, fue una persona que vivió en el campo y la ciudad en una época en la que terminaba el Porfiriato e iniciaba el México revolucionario, lo cual está reflejado en sus cuentos de manera original, dando voz y dignificando a los marginados, a los campesinos y a los indígenas.

También comentó que fueron fundamentales los recorridos que realizó por las comunidades indígenas de México, debido a su trabajo como etnógrafo, lo cual le sirvió tanto para sus estudios científicos, como para su faceta como escritor de ficción.

Por su parte, Gabriela Torres señaló que al releer los cuentos que aparecen en “Relatos Escogidos” se dio cuenta una vez más que el México de la primera mitad del siglo XX sigue vivo en los textos de Rojas González, de quien destacó su capacidad de observación y su talento para trasladar eso al papel, en donde involucra a la pobreza, la decadencia, el poder, la opulencia, incluyendo, siempre con sentido del humor, a las víctimas y los victimarios.

Finalmente, Enrique Blanc, habló sobre su abuelo, desde el punto de vista familiar y en anécdotas como la que pasó su luna de miel en una comunidad indígena de Zacatecas realizando trabajo de campo, o cómo aventó a la chimenea una de sus dos novelas porque no los satisfacía del todo. Por último y a nombre de su familia reiteró la admiración a “un ser humano tan apabullante e inteligente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada