viernes, 26 de agosto de 2011

Encienden en Teotihuacan el fuego de la Antorcha Panamericana



El misticismo de las pirámides, el humo del copal, la divinidad de los dioses, las danzas y los deportes autóctonos, resurgieron de las entrañas de Teotihuacan para encender el fuego de la Antorcha Panamericana que comenzará a recorrer México rumbó a los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011.

Ese fue el escenario que se vivió durante la Ceremonia de Encendido del Fuego Nuevo de los XVI Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, en donde el Gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez, señaló que con la nueva llama México y Jalisco se vuelven a hermanar con los pueblos de América.

“Con esta ceremonia del fuego nuevo inicia el recorrido de la Antorcha Panamericana por todo el País. Como un llamado a todos los mexicanos para renovar nuestro compromiso de construir un País mejor, más justo, más libre, más solidario”, aseguró el mandatario.

“Será nuestra nación el crisol en que se fundirá nuevamente la solidaridad entre los pueblos de América. La flama de los Panamericanos hará posible con su luz y su calor que germine y crezca el sentimiento fraterno de los habitantes del continente. Las banderas de las naciones participantes representan pueblos orgullosos de su pasado y con un gran entusiasmo en su futuro, somos un continente que entorno del fuego que nos une, refrenda sus estrechos vínculos culturales y renueva sus lazos de histórica fraternidad”.

El Gobernador González Márquez convocó para que el fuego de la Antorcha Panamericana represente la voluntad de los pueblos de América y motive para hacer de los niños y jóvenes forjadores de naciones sanas, competitivas y fraternas.

“Para Jalisco y los jaliscienses ser anfitriones a nombre de México de esta edición de los Juegos Panamericanos, representa un compromiso que sabremos afrontar y llevar a buen término para que sean recordados como una gran fiesta continental de la juventud”.

Por su parte, el Presidente del Comité Olímpico Mexicano, Felipe Muñoz, recordó que desde 1951, en la primera edición de los Juegos Panamericanos de Buenos Aires, Argentina, el fuego Panamericano es signo de buenaventura y augurio de cosas buenas.

“Es de nuevo una gran satisfacción y nos sentimos muy orgullosos de ser una vez más anfitriones de este acto (…) como en la antigüedad, el resplandor de está flama que hoy sale de aquí hasta llegar a la ciudad sede, signifique hermandad, triunfos y alegrías”.

En tanto, el Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, dijo que fue un honor para esa entidad ser la sede de la ceremonia.

“Para los mexiquenses es un honor que nuestra tierra sea el lugar donde surge el fuego que alumbrará la decimosexta edición de los Juegos Panamericanos (…) quiero expresar mi reconocimiento a todas las autoridades del Comité Organizador, que encabeza Don Mario Vázquez Raña, el Gobernador del Estado de Jalisco y las distintas autoridades civiles y del deporte de nuestro País”.

Durante la ceremonia se presentó una exhibición de deportes autóctonos, además de un grupo de bailarines quienes ataviados con penachos y plumas de aves multicolor ofrecieron sus movimientos a los dioses prehispánicos.

Al acto oficial asistió el Presidente de la Organización Deportiva Panamericana, Mario Vázquez Raña; el Director de la Comisión Nacional del Deporte (CONADE) Bernardo de la Garza; el Director del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos, Carlos Andrade Garín; autoridades del Estado de México; los presidentes municipales de Guadalajara, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz; de Tlaquepaque, Miguel Castro Reynoso; de Chapala, Jesús Cabrera Jiménez, y de Tapalpa, Juan Manuel Rubio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada