lunes, 27 de febrero de 2012

Discurso pronunciado por el Gobernador Emilio González Márquez, Firma del Acuerdo entre la Secretaria de la Función Pública y el Gobierno de Jalisco

Muchas gracias, muy buenos días.

Saludo a todas las personalidades que se encuentran en este evento, agradezco la presencia del Contador Público, Rafael Morgan Ríos, Secretario de la Función Pública del Gobierno Federal; del Magistrado Federico, en representación del Supremo Tribunal de Justicia del Estado. La presencia, por supuesto, del Doctor Víctor Manuel González Romero, Secretario General de Gobierno; del Licenciado Francisco Trueba, Contralor del Estado, así como del Maestro Edgar Andrade, titular de la Unidad de Operación Regional y Contraloría Social de la Secretaría de la Función Pública.

La corrupción genera pobreza, es un, ese es un primer principio del cuál se tiene que partir, se tiene que reconocer, la corrupción no es algo que está lejos de la gente, no es algo que queda sin afectarle a la gente, no es sólo una actividad entre un funcionario corrupto y un empresario corrupto, no es sólo los intereses de dos personas o instituciones que se corrompen mutuamente para beneficio propio, no queda sólo ahí. La corrupción le afecta a todos los ciudadanos porque genera pobreza, genera impunidad y estos son los componentes también para un clima de inseguridad.

Debemos partir de la base, del reconocimiento de lo que es el Gobierno, para saber que es lo que se tiene que hacer, el Gobierno no es un fin en sí mismo, el Gobierno es un instrumento de la sociedad, y como tal, como instrumento de la sociedad, tiene por lo menos tres características, la primera, debe ser un instrumento ético, esto es, debe trabajar para aquellos que fue constituido; la segunda, es que debe ser un instrumento legal, debe trabajar dentro de las atribuciones que se le han otorgado, y tercera, tiene que ser un instrumento eficiente, tiene que dar los resultados para lo que fue diseñado.

Si un Gobierno como instrumento no es ético, genera corrupción que produce pobreza, sino es legal genera autoritarismo que produce sometimiento, si un gobierno no da resultados deja de ser instrumento al servicio de los ciudadanos. Por ello, hay tres áreas y tres funciones que nosotros en el Gobierno de Jalisco hemos identificado desde siempre, para poder construir cada vez más un mejor instrumento social en la figura de los gobiernos municipales y estatal. El primero de ellos es la trasparencia, y hemos hablado de una transparencia total, sin límites, una transparencia que empiece por obligar al Gobernador, que incluya todas las dependencias, todos los municipios, los tres poderes del Estado.
Cuando se verifican las evaluaciones que hay sobre los distintos estados, resulta que el Estado de Jalisco está en segundo lugar, pero el Ejecutivo de Jalisco está en primer lugar, lo que quiere decir que el avance de la transparencia no es parejo, no es homogéneo; municipios que no acreditan transparencia, poderes estatales que hacen leyes que obligan a otros a la transparencia, pero que no les obliga a sí mismos, ciertas incongruencias que han quedado ya resueltas.

Hemos insistido también en nuevas maneras de rendir cuentas a los ciudadanos, hemos dicho que no creemos, no creo, en la forma en que la Ley obliga al Ejecutivo a que presente un informe o a los municipios. Un discurso de una hora al año no es rendir cuentas y menos cuando se tiene la tecnología para mantener enterada a la población de manera permanente.

Hemos dicho también que la fiscalización tiene que llevar a que quién comete alguna irregularidad pague por ello, y que no sean ya las irregularidades moneda de cambio entre políticos para solventar las deficiencias de administraciones del propio partido, hemos insistido y por eso la Ley que camina en este sentido. Y en estos tres temas decir que hay avances significativos en Jalisco, el primero con la Ley de Transparencia que entrará en vigor el primero de abril y que obliga, ahora sí, a los diputados, ahora sí a jueces y magistrados, ahora sí a los partidos políticos, ahora sí a los organismos públicos descentralizados, ahora con mayor contundencia las universidad públicas, ahora sí el Despacho del Gobernador; porque ese ejercicio de transparencia que nos constituye como el Ejecutivo más transparente a nivel nacional, no nos lo obligaba ninguna Ley, era convicción personal, pero no podía quedar en un efecto unilateral, debía existir la obligatoriedad.

Jalisco está avanzando también con un esquema de rendición de cuentas en línea, en donde se mide no sólo el esfuerzo del servidor público, sino también la eficiencia de su esfuerzo y el impacto en la calidad de vida de la gente. Estamos avanzando al decir que ahora tenemos una Ley que mejora la fiscalización en el Estado, ya no pueden los partidos ponerse de acuerdo e intercambiar cuentas públicas malas. Un municipio con cargos por corrupción no se limpia con otro municipio con cargos por corrupción de otro partido, ahora los dos se ven sometidos a la Ley ¿Cómo se hace esto? Muy sencillo, no son ya los Diputados los que califican las cuentas públicas, es un organismo técnico quien tiene la responsabilidad de revisar la información que se le presente.

Hay avance, sin duda, pero falta mucho por hacer, para empezar de manera conceptual, creemos que transparencia, rendición de cuentas y fiscalización es sólo del dinero, yo les diré que ese es un buen inicio pero no es suficiente, porque no hace más Presidente Municipal quien tiene más presupuesto y no es más Gobernador el que ejerce un mayor prepuesto. Además del recurso público, que insisto, hay que cumplirlo con todos esos requisitos, hay otros dos criterios dentro de estos rubros que tiene que ver con la modernidad, con lo que empezamos hacer y que es el futuro.

Rendir cuentas sobre el dinero sí, pero también rendir cuentas sobre el tiempo, en la ejecución de los programas, porque todo lo que pudiendo hacerse hoy no se hace es en detrimento de la calidad de vida de la población, rendir cuentas también del ejercicio de autoridad ¿Por qué construir un hospital o una carretera o una universidad? ¿Cuáles fueron los criterios para tomar esas decisiones? ¿Cuáles son los estudios que soportan esas decisiones? Y pasar de una administración por presión a una administración por generación de resultados.

A mí me parece que en Jalisco tenemos mucho que decir sobre esto en buenos términos a nivel nacional y que ahora este trabajo que se lleva a cabo en nuestro Estado se fortalece con la firma de este acuerdo, porque a nivel nacional ocurren cosas buenas también de las que podemos aprender y porque otros estados están haciendo cosas buenas también que nos pueden servir para aprender esas experiencias.

Con este propósito de mostrar lo que tenemos y de mejorar lo que hemos hecho es que firmamos este acuerdo, agradeciendo al Secretario Rafael Morgan, de la Secretaría de la Función Pública, toda esa disposición de ayudarnos para que los gobiernos estatales y en este caso el estatal de Jalisco y los municipales, seamos cada vez mejores instrumentos al servicio del pueblo.

Y si Jalisco puede decir que en medio de una crisis económica, “hay resultados que mostrar, como haber mejorado disminuyendo los índices de pobreza, mejorando tres niveles a nivel nacional”, que muy pronto con estos trabajos, combatiendo la corrupción, podamos seguir mejorando en esta disminución de la pobreza.

Muchas gracias al Contador Rafael Morgan, muchas gracias a todos los que están haciendo del Gobierno del Jalisco, de los gobiernos municipales y de todas las entidades públicas, entidades cada vez más eficientes, puestas al servicio de la gente, eso nos ayudará a construir un mejor Jalisco para nuestra gente.

Felicidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada